Saltear al contenido principal
¿Cómo Cuidar Su Corazón? [Perder Peso]

¿Cómo Cuidar Su Corazón? [Perder Peso]

Quizá en su análisis de sangre se ha detectado una hipercolesterolemia (aumento de la cantidad normal de colesterol en la sangre o colesterol alto).

¿Qué hay que pensar?  ¿Usted debe preocuparse?  ¿Qué puede hacer para solucionarlo?

Vamos al encuentro de esta molécula esencial en la vida.

Entender muy bien lo que es el colesterol

El colesterol es una molécula muy compleja, característica del reino animal. Las plantas no tienen colesterol, eso explica de manera indirecta la importancia de esta molécula para nuestro tejido y las células humanas.

Vamos a recuperar el prestigio del nombre colesterol ya que es un constituyente importante de los lípidos sanguíneos. También es el precursor de varias hormonas. En conclusión, entra en la composición de la bilis que permite la digestión de las grasas alimenticias. Nuestro organismo necesita cada día alrededor de 1000 mg de colesterol. Menos de 500 mg son aportados generalmente por la alimentación (aportes exógenos) y el resto es sintetizado de manera endógena por nuestras células. La mayor parte del colesterol de nuestro organismo está fabricado por el hígado. No sabemos deshacernos del colesterol,  aunque lo tuviésemos en exceso (el colesterol es eterno, inmortal e indestructible). Eso no quiere decir que no seamos capaces de transformar el colesterol en otra substancia útil y generalmente más compleja aún que el colesterol. Importante: el colesterol es una substancia demasiado útil y apreciada para que sea destruida por nuestras células.

Efectivamente, en dosis normales, participa en la fabricación de células del cerebro, del corazón, de la piel, etc… de algunas hormonas como hormonas sexuales, en la síntesis de la vitamina D, imprescindible para la fijación del calcio en los huesos.

Hay colesterol y colesterol.

El colesterol total en la sangre, transportado bajo forma de lipoproteínas, es la suma del colesterol-LDL (Low Density Lipoproteins), llamado comúnmente “colesterol malo” y el colesterol-HDL (High Density Lipoproteins) llamado también “colesterol bueno”. Cada una de esas dos lipoproteínas juega un papel importante en nuestro organismo.

Las lipoproteínas LDL aseguran la distribución y el transporte del colesterol en todas las células del cuerpo. En exceso, favorecen la formación de placas de ateroma en la pared de las arterias.

Las lipoproteínas HDL, son beneficiosas, porque hacen el camino contrario; haciéndose cargo del exceso de colesterol de las células hacia el hígado. Los HDL protegen, por consiguiente, la salud cardiovascular.

Cuando el colesterol se queda por cualquier razón  en un sitio de nuestro organismo dónde no hay vía metabólica para transformarlo en una molécula compleja, se acumula. Puede cristalizarse, transformase en sólido, hacerse resistente y duro como una piedra. Entonces, si nuestro sistema biliar funciona mal y las condiciones físico-químicas anormales se prolongan, el colesterol se acumula en la vesícula biliar y forma cálculos biliares, que son piedras de colesterol.

A veces, se encuentran también cristales de colesterol en las placas de aterosclerosis (enfermedad de la pared de las arterias). Aunque todos los lípidos han sido reciclados, el colesterol  se queda. Las células no saben qué deben hacer con el colesterol que, indestructible, se acumula y termina por cristalizar.

La aterosclerosis se localiza sobre todo al nivel de:

  • Arterias del corazón.
  • Aorta (arterias cercanas del corazón).
  • Arterias cerebrales.
  • Arterias renales, etc…

Un índice de colesterol-HDL muy bajo o un índice de colesterol-LDL muy alto expone a una enfermedad coronaria (se refiere al corazón). No hay que olvidar, el corazón y el cerebro son los dos órganos más importantes de nuestro sistema.

¿Qué es lo que influye en el aumento del colesterol en la sangre (colesterolemia)?

  • Los factores genéticos como la hiperlipoproteinemia familiar.
  • La composición lipídica de la alimentación.
  • La oxidación endógena y exógena de LDL y del colesterol.
  • La edad, el tabaco, el estrés, etc…

Para cuidar su corazón, es importante regular el perfil lipídico (colesterol demasiado alto),  controlar el peso, reducir el LDL, incrementar el HDL: el objetivo es mermar el índice de LDL-colesterol cuándo está en exceso y al mismo tiempo evitar disminuir el HDL-colesterol. Es imprescindible cambiar también los hábitos alimenticios, el modo de vida… Con sólo cambiar los hábitos alimenticios y el estilo de vida, uno puede preservar su corazón.

 

¡Salud!
Dieta Impulsa Salud2P.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba