Saltear al contenido principal
Nutrición Del Bebé, Del Niño Y Del Adolescente – ¿Cómo Alimentar A Los Más Jóvenes?

Nutrición del Bebé, del Niño y del Adolescente – ¿Cómo Alimentar a Los Más Jóvenes?

Es muy importante seguir el crecimiento del niño con el fin de evaluar su estado de salud y su estado nutricional. Pero antes de que un niño venga al mundo y llegue a ser un adolescente, pasa por una etapa clave: el embarazo. Antes del embarazo, la futura mamá, ha de preparar su cuerpo para recibir al futuro bebé ya que, la salud del individuo empieza in-útero incluso antes de la concepción dado que es originario de materiales genéticos, esas materias genéticas  pueden estar alteradas  antes de que lleguen a ser un niño. Cuando nos surge la idea y tomamos la decisión de ser papas, estamos en el periodo pre-concepcional. Es un periodo importante para los futuros padres que deben prepararse y preparar el cuerpo donde se desarrollará el niño en condiciones óptimas.

El embarazo es el término utilizado cuando una mujer tiene un feto que crece dentro de su vientre, digamos, en el útero la mayoría de tiempo. A partir del último periodo de la menstruación  hasta el nacimiento del niño, el embarazo dura alrededor de 40 semanas, o un poco más de 9 meses.

La salud durante el embarazo es imprescindible tanto para la madre como para el futuro bebé. Durante el embarazo, la ganancia de peso sigue una curva ascensional, pero el incremento del peso no es el mismo según el trimestre del embarazado. En el primer trimestre, la ganancia de peso es débil. Algunas mujeres pueden incluso perder peso al principio si tienen nauseas o vómitos. En el segundo trimestre, la ganancia de peso se acelera, es el periodo de muchos antojos. En el sexto meses, una mujer embarazada debería haber ganado al menos 6 kilos y en el último trimestre, su ganancia de peso se incrementa cada mes hasta el fin del embarazo.

La alimentación de la madre durante el embarazo es tanto más importante como la alimentación del bebé después del parto.

Durante el embarazo, las mujeres tienen grandes transformaciones físicas que aumentan sus necesidades en elementos nutritivos y energéticos. Al alimentarse bien, la mujer embarazada, además de mejorar su salud, contribuye al crecimiento y al desarrollo  del bebé, incluso a la buena evolución de su embarazo.

Salvo problemas de salud o enfermedades graves de la madre,  la leche materna es el alimento adecuado durante los primeros días de vida del recién nacido. Antes de los 6 meses, las necesidades nutricionales del  bebé están colmadas preferentemente por la lactancia o leches de fórmula concebidas para niños de pecho. El alimento sólido no ofrece ventaja antes de esta edad. Según la organización mundial de la salud (OMS), la lactancia es la mejor alimentación que podemos ofrecer a los lactantes en cuento nacen. Es un alimento incomparable que reúne todas las necesidades del lactante. Se recomienda la lactancia exclusiva durante los seis primeros meses.

Los beneficios de la lactancia sobre el bebé

La lactancia es ideal para aportar al niño de pecho todos los nutrientes que necesita para crecer y desarrollarse con buena salud. La leche materna está naturalmente adaptada al lactante, además de favorecer una buena digestión,  evoluciona con arreglo a las necesidades nutricionales del niño. Su composición varía según el amamantamiento: se enriquece en grasas a medida que  el pecho se vacía o cuando el niño mama asiduamente. La composición de la leche cambia constantemente a lo largo de la jornada, también a lo largo de los meses para adaptarse a las necesidades del niño que crece.

La leche materna juega un papel preventivo contra:

  • los microbios (pasa al niño los anticuerpos de la madre, apoyando así la debilidad del sistema inmunitario del bebé todavía poco desarrollado).
  • La morbididad (sobrepeso, infecciones, alergias…) y la mortalidad.
  • La leche materna para el desarrollo cerebral, psicosensorial y afectivo.

Los beneficios de la lactancia sobre la madre:

  • La lactancia acelera las contracciones del útero y permite que vuelva rápidamente a su sitio después el parto.
  • Disminuye el riesgo de algunos tipos de cáncer, como el cáncer del ovario y el cáncer de mama.
  • Refuerza la relación con el niño: el contacto juega un papel importante en el recién nacido. Toma conocimiento del mundo a través de los primeros contactos, efectivamente con la lactancia que favorece el contacto piel con piel entre la madre y el niño.  Él reconoce el olor de su madre incluso el olor de su leche, por lo que se siente seguro. La madre reconoce también a su bebé, su olor,  lo que favorece la creación de vínculos entre ellos, un vínculo de confianza reciproca. No obstante, hay que subrayar que las estrechas relaciones entre la madre y el niño pueden establecerse por otros medios diferentes a la lactancia.

A pesar de estos beneficios sobre la madre y el niño, la lactancia no está suficientemente facilitada, es esencial abordar su importancia y preparar a la madre mucho más antes del parto.

A partir de  6 meses, un niño ya está  listo para la transición hacia los alimentos sólidos. Antes de esta edad, las necesidades nutricionales del  bebé están satisfechas por la leche materna. La madre motivada puede seguir dando de mamar, al tiempo que introduce otros alimentos (tiene también la posibilidad de sacarse la leche y volver a dársela con el biberón cuando no está), sigue siendo aún más un beneficio para la salud tanto para la madre como para el niño.

No sirve de nada daros todas esas informaciones sin proponeros una solución y deciros cómo alimentar adecuadamente a vuestros niños. En nuestro programa  Dieta Impulsa Salud2P Coaching , les ayudamos a saber:

  • ¿Cómo prepararse en el periodo preconcepcional?
  • ¿Cuál es el menú para el bebé entre 6 y 10 meses?
  • ¿En qué momento y cuáles son los alimentos a introducir?
  • ¿Cuál es el menú para el niño desde los 10 meses hasta los 3 años?
  • ¿Cómo hacer que acepte un nuevo alimento un niño?
  • La adolescencia es el momento de muchos cambios: hormonales, físicos, conductas. Es un periodo de más o menos inquietudes tanto para los padres como para los ados; un momento de fragilidad; un momento en el que, el niño joven coge el buen o el mal viraje para la vida. Naturalmente, la adolescencia es el periodo más difícil de la vida ¿Cómo adaptar la alimentación del adolescente con respecto a la altura de sus necesidades?

DietaImpusaSalud2P os asesora. Para beneficiarse de este programa especial niño, adolescente y preconcepción, haga clic aquí (y déjanos su pregunta y/o dudas): http://tinyurl.com/jxovgbo

No lo olvides: la salud, el crecimiento, el desarrollo completo incluso social del niño depende de su alimentación. La nutrición está en el baricentro de todo nuestro sistema. Gracias por leerme, soy Ghislain Pieumi vuestro COACH.

¡ Salud !
Dieta Impulsa Salud2P.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba