Saltear al contenido principal
Nutrición: 5 Consejos Practico-Prácticos Para Evitar Las Intoxicaciones Alimenticias

Nutrición: 5 Consejos Practico-Prácticos Para Evitar Las Intoxicaciones Alimenticias

Los alimentos contaminados por algunas bacterias, virus y parásitos pueden causar graves intoxicaciones. ¡Más vale prevenir que curar! Podemos evitar intoxicaciones alimenticias, con la condición de respetar algunas precauciones.

¿Qué es?  

La intoxicación alimenticia deriva de la ingestión involuntaria de alimentos o bebidas contaminadas por los microorganismos patógenos (bacterias, parásitos o virus) y toxinas. La contaminación puede tener lugar durante el cultivo, la cosecha, el tratamiento (procesamiento), el almacenamiento y sobretodo la preparación.

Por lo general, las intoxicaciones alimenticias son poco graves y no necesitan un tratamiento particular pero algunas pueden ser mortales.

La toxiinfección alimenticia colectiva se reconoce por la aparición de al menos dos casos similares de la misma sintomatología, cuya causa puede venir del mismo alimento.

¿Cómo nuestro cuerpo nos lo hace notar?

Náuseas, vómitos, calambres abdominales, fiebre, dolor de cabeza y diarrea son los síntomas más repetitivos de la intoxicación alimenticia.

Las intoxicaciones alimenticias causadas por neurotoxinas son las más nocivas, ya que influyen sobre nuestro sistema nervioso central.

¿Quiénes son las personas que tienen más riesgos?

Algunas personas son más aptas que otras de padecer intoxicaciones alimenticias. Principalmente, es el caso de personas mayores, mujeres embarazadas, lactantes, niñas(os), enfermos crónicos y de manera general, todas personas con un sistema inmunitario debilitado.

¡Vamos al grano! ¡Vamos a lo esencial!  Más vale prevenir que curar.

¿Cómo evitar las intoxicaciones alimenticias?

1- No interrumpir la cadena del frío

Las intoxicaciones alimenticias más corrientes son aquellas que son causadas por las bacterias y son directamente asociadas a modos de conservación y de preparación de los alimentos. Entre las bacterias más conocidas, podemos nombrar:

  • La Salmonella
  • El Escherichia coli (tenemos todavía en memoria la epidemia de la infección microbiana debida a E coli en Alemania mayo-junio 2011),  
  • La Shigella,
  • El Staphylococcus,
  • El Campylobactery el Clostridium perfringens

Para evitar la multiplicación de bacterias, hay que tomar algunas precauciones de forma cotidiana. Cuando estamos de compras, es menester comprar los alimentos frescos en el último lugar y no dejarlos demasiado tiempo fuera de la nevera. Lo mismo, durante la preparación de comidas, para no exponerlos al calor (lo que favorece el desarrollo bacteriano), los ingredientes se sacarán del frigorífico a medida que se vayan usando.

2-  Lavar correctamente las frutas y verduras

Los parásitos, el Giardia lamblia por ejemplo, pueden causar una intoxicación alimenticia cuando están presentes en las frutas y verduras frescas a través de la tierra cultivada.

3- Cocinar correctamente sus alimentos

Las bacterias y virus no resisten mucho a temperaturas elevadas. Cocinar (sin destruir) correctamente sus alimentos garantiza una protección contra las intoxicaciones alimenticias.

4- Averiguar y asegurase de la calidad del comestible.

Las intoxicaciones alimenticias pueden también proceder del consumo de alimentos que no son comestibles. El caso de algunas setas por ejemplo.

5- Tirar las botellas de agua empezadas desde hace mucho.

Servirse el agua en un vaso y no volver a reutilizar su botella terminada ayuda a evitar el desarrollo de gérmenes. No obstante, aunque no se beba directamente desde la botella, la proliferación bacteriana en agua embotellada aumenta mucho después de seis semanas, si no está guardada en frío. Si el tratamiento de botellas de agua con ozono impide la intoxicación alimenticia, más vale dejar en la nevera el agua embotellada  abierta; este pequeño reflejo ayuda a prevenir, por si acaso, se hubiese contaminado por bacterias patógenas durante la apertura.

Conclusión:

Habéis entendido que si uno no puede evitar totalmente las intoxicaciones alimenticias, todos formamos parte de la solución preventiva. Podemos hacer todo para impedir y/o limitar la multiplicación de microorganismos en nuestra alimentación.

¿En qué condiciones se multiplican?

Entre 5º C y 55º C, con una óptima de 37º C. Con esta temperatura, el foco de populación de bacterias se duplica casi cada 20 minutos. Entonces, un producto que contiene sólo un pequeño número de microbios al principio puede alcanzar 1 000 000 en unas horas, si lo dejamos a temperatura ambiente. Así que es imprescindible conservar todos los productos frescos en frío.

¿Eso significa que el frío puede destruirlos?

No. Pero a falta de destruirlos, los impiden desarrollarse, lo que es suficiente para prevenir y evitar una toxiinfección alimenticia.

¿Es posible eliminarlos con la cocción?

, pero con una cierta temperatura, y después de un tiempo determinado. Digamos que la mayoría de estos microbios son destruidos con las temperaturas de 65/70º C durante 5 – 15 minutos.

¡Salud y Cuidaros mucho!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba